10686715_806755899381553_6331266392615217010_nEsta semana, después de dar por inaugurado nuestro blog, os queremos traer el primer tema curioso y a la vez desafiante. Nos encantan los retos, y en parte creemos que este espacio es como una carrera de larga distancia donde queremos destacar los valores que representan a nuestra marca y con los que nos sentimos identificados.

Uno de ellos, el principal probablemente, es el esfuerzo. La constancia en el trabajo que nos ha llevado a liderar un sector tan frío y duro como el nuestro. Y para ello, nada mejor que comenzar este segundo post hablando de un evento donde esas cualidades son protagonistas: Ice Marathon, un reto que algunos tildan de imposible, y que precisamente por eso nos encanta.

¿Que qué es el Ice Marathon? Se trata de una carrera de 42’195 kilómetros que se realiza todos los años en la Antártida chilena a 700 metros de altitud y a la que cada vez se atreven a unirse más corredores profesionales y no profesionales.

1939426_809998055724004_6822580854005748957_n

La nieve, las temperaturas bajo cero, y por supuesto el hielo, son los principales ‘amigos’ con los que tienen que lidiar los atletas llegados de todas partes del mundo. Más de 50 corredores completaron la edición de 2014 y se prevé que en 2015 se supere dicha cifra.

La carrera abarca categorías individuales masculinas y femeninas. Y ojo, porque hay otras dos opciones. Por un lado, para los debutantes, quizá lo mejor sea empezar por una media maratón que comienza al mismo tiempo. Y para los expertos que ya buscan coronarse, está la opción de hacer 100 kilómetros sobre la Antártida. Una ‘bendita locura’ a la que solo se apuntan unos pocos elegidos.

Para ello, hay muchas cosas a tener en cuenta: el clima, el terreno, la ropa, las latitudes. Eso sí, el paisaje está muy lejos de parecerse al de las célebres maratones de Nueva York o Londres. Aunque viendo las imágenes, nada tiene que envidiarles.

10408588_843651225692020_2785677990339030944_n

¿Y cómo orientarse en un mundo sin calles ni edificios? Los corredores se orientan gracias a banderas clavadas en el suelo. Después de la carrera, los participantes recuperan las fuerzas en el campamento y celebran la experiencia. Y es que la inmensa mayoría de ellos tarda más de 4 horas en completarlo a temperaturas medias de-20 º C y con vientos que soplan en constantes de 10-25 nudos.

En definitiva, una experiencia a la que realmente sí que podemos tildar de “única” sin caer en tópicos, y que es una cita imprescindible para todos aquellos que quieren pertenecer al selecto grupo de los “7 Continentes Maratón Club”.  ¿Te atreverías a hacerlo?

¿Te ha gustado?