La gran mayoría de las personas relacionan el hielo para enfriar, habitualmente bebidas, y casi siempre cuando estamos en un bar o restaurante. Además de para enfriar, el hielo tiene un uso medicinal bastante importante, que se lleva utilizando mucho tiempo atrás.

Desde siempre, el hielo ha sido utilizado como analgésico y antiinflamatorio. Su composición de agua pura es brillante para tratar todo tipo de dolores, ofreciendo una gran hidratación en la zona afectada. El agua proporciona hidratación a todas las partes y órganos del cuerpo, de ahí a la importancia del hielo en usos medicinales.

Mejora la piel

Vamos a aprovechar el gran beneficio que le ocasiona a nuestro cuerpo el agua usándolo en nuestra piel. Con esto conseguimos que la parte externa de nuestro cuerpo se mantenga limpia y regenerada. Además, con esto se consigue una mayor elasticidad en la piel.

Reducir las hinchazones

Las hinchazones se pueden producir por muchos motivos: golpes en distintas zonas o extremidades, dormir en mala posición… Pata todas ellas, el hielo le sienta al cuerpo fenomenal. Con esto conseguimos contraer los vasos sanguíneos de la zona afectada para restaras o incluso evitar la inflamación.

Para tratar el hielo con el cuerpo, debes envolver varios cubitos de hielo sobre un paño y colocarlo en la zona del cuerpo afectada durante 20 minutos aproximadamente. Este proceso debería repetirse cada hora y media, hasta observar que el golpe no va a más. Si se aplica el hielo sobre la piel directamente podría causar congelación en la zona aplicada.

Aliviar el dolor de muelas

No es muy habitual leer o escuchar este consejo, pero es remedio casero excelente para el dolor de muelas. Todos sabemos lo doloroso que es para muchas personas este dolor, pero con el uso del hielo podremos reducirlo.

Para usarlo, es necesario envolver un cubito de hielo sobre una tela o paño pequeño, y aplicar sobre la mejilla de la muela afectada. También es posible aplicar el hielo directamente en la muela, aunque es una opción menos recomendable y, probablemente, más molesta.

Tratamiento natural para hemorroides

Si sufres dolores de estas insufribles heridas, el hielo puede ser un buen calmante del dolor. Para ello, picamos varios cubitos de hielo y los ponemos en un trozo de tela o en una bolsa. Después, una vez nos encontremos en una posición cómoda, se aplica el hielo en una posición cerca del ano y mantener 10 minutos.

Cada vez que vuelva el dolor de hemorroides, repetir esta acción, siempre cubierto el hielo por un trapo o bolsa, para evitar posibles heridas por congelación.

Remedio para las ojeras

Las ojeras se suelen producir por falta de sueño. Las venas se hinchan y resaltan en relación con el color del resto de la piel. Con el hielo, los vasos sanguíneos se contraen y se reduce la oscuridad en la piel.

Para administrarlo, aplicar sobre la zona de las ojeras un poco de agua helada, y repetir la acción periódicamente.

Reducción de manchas cutáneas

Es habitual ver zonas de la piel manchadas, de distinto color. Esto se puede deber a un exceso de grasa. Tratando la zona afectada con un par de minutos con hielo, debería reducir poco a poco la grasa acumulado. Repetir este procedo diariamente para conseguir un resultado óptimo.

Como podemos observar, los cubitos de hielo tienen un excelente efecto revitalizante, sobre todo para la piel, no sólo se usan para refrescar todo tipo de bebidas Estos son solo algunos de los usos en los que aplicar hielo es un remedio casero excelente y funcional.