Lo hacen muchas estrellas del mundo del deporte. Entre otras Cristiano Ronaldo o la campeona olímpica británica, Jessica Ennis-Hill. Es habitual entre los jugadores de rugby, también se ve mucho en ciclistas, jugadores de basket, gimnastas y en otras disciplinas exigentes en cuanto a esfuerzo. Hablamos de la crioterapia, que consiste básicamente exponer al cuerpo a temperaturas heladas, a través de baños de hielo y otras opciones como masajes con frío. Pero, ¿realmente sirven de algo? Y si es así, ¿cómo funciona?

La respuesta a la primera pregunta es un sí rotundo. Funciona. Y no solo porque lo hagan deportistas de élite. Hoy en día su aplicación está muy generalizada entre los atletas aficionados. El principal motivo es que los baños de hielo y las criosaunas ayudan mucho  que los músculos, tendones, huesos, nervios y muchas otras partes del cuerpo humano se recuperen cada vez que terminamos una tanda exigente de ejercicios o después de un evento como un partido o cualquier otra competición.

¿Y cómo funciona? Cuando te sumerges en una piscina o bañera con hielo o te sometes a una criosauna durante unos cinco o diez minutos, eso provoca que los vasos sanguíneos se contraigan y drenen la sangre de tus piernas. De esa manera, las piernas se enfrían y se entumecen por lo que en el momento en el que se sale del agua, las piernas piden sangre nueva que vigoriza los músculos con oxígeno, saca el ácido láctico y ayuda a las células a funcionar mejor.

Ese proceso genera sin duda multitud de beneficios para el deportista además de los que ya de por si genera la aplicación de hielo después de hacer ejercicio. Tiene efecto antiinflamatorio, reduce el dolor, mejora la circulación, regenera microroturas e incluso disminuye el riesgo de futuras lesiones.

Do Ice Baths Help after Sports?

Many sports celebrities do it. Cristiano Ronaldo and British Olympic Champion Jessica Ennis-Hill, among others. It is common among rugby players, it also heard of in cyclist. basketball players, gymnasts and in other demanding disciplines. We are speaking bout cryotherapy, which basically consists of exposing the body to cold temperatures through ice baths and other options as cold massages. But, do they really help? If so, how do they work?

The answer is a big yes. It works. And not only because elite athletes do it. Today, its application is widespread among amateur athletes. The main reason is that ice baths and cryosaunas help muscles, tendons, bones, nerves and many other body parts to recover any time we finish a demanding workout or after a match or any other competition.

And how do they work? When you dive into an ice pool or bathtub or you have a cryosauna for five to ten minutes, your blood vessels shrink and drain the blood from your legs. That way, legs get cold and numb, so when you get out of the water, they will ask for new blood  that boosts muscles with oxygen, takes out lactic acid and helps cells to work better.

No doubt that process generates a myriad of benefits for athletes, apart from the ones directly obtained from applying ice after exercising. It has an anti-inflammatory effect, reduces pain, boosts blood circulation, regenerates microtrauma and even reduces the risk of future injuries.

.

¿Te ha gustado?