Resulta sorprendente la capacidad de innovar del ser humano. Esto resulta especialmente cierto en el ámbito culinario, donde la curiosidad y la experimentación han permitido crear incontables gustos gastronómicos, estos más allá de lo que creíamos saber.

Uno de los ejemplos que más nos gustan es el del helado. Por décadas, la innovación no se ha detenido, creando nuevos sabores que antes siquiera nos imaginábamos. De los muchos que seguro no conoces, te traemos 8 sabores de helado sumamente interesantes y que deberías probar, al menos, una vez en tu vida.

Almáciga

Algunas personas puede que ya conozcan la almáciga, una resina de origen mediterráneo que los estatuarios utilizan para unir las piezas de mármol en sus obras. Sin embargo, resulta fascinante pensar que semejante material es utilizado en la preparación de helados.

Usualmente empleando la almáciga extraída de la isla de Quíos, en Grecia, maestros heladeros han logrado preparar cremosos helados con un exótico gusto a pino. La razón por la cual elegir el producto de Quíos es su elevadísima calidad, considerándose como la mejor almáciga en el mundo.

Cardamomo Verde

Esta popular especia, masivamente producida en la India y Guatemala, también representa la base de un exótico sabor de helado. Puede que no conozcamos demasiado la planta, pues solo está presente en Europa debido a la importación desde Oriente.

Sin embargo, la invención se ha propagado y los helados de cardamomo verde han conseguido su propia base de fans. En la India, es una preparación muy popular llamada kulfi.

Ñame de Agua

Si visitas Filipinas, no puedes dejar de probar alguno de sus postres tradicionales a base de ñame de agua, localmente conocido como ube. Este tubérculo de color morado intenso es la base para varios postres de preparación local, incluyendo tartas y galletas.

El helado a base de ñame de agua es sumamente llamativo por su color morado intenso y es deliciosamente dulce de forma natural. Junto con leche evaporada y varios toppings, la preparación es conocida como halo-halo.

Lúcumo

En origen andino, la lúcuma es una pequeña y verdosa fruta de gusto dulce y ácido que maravilla a la población local. Es común en países como Perú que se use la lúcuma en preparaciones gastronómicas de todo tipo, especialmente en postres.

En el caso del helado de lúcuma, nos encontramos con una preparación cremosa de color amarillo oscuro, similar a la piel de la calabaza. Su delicioso gusto es considerado único, pero, desafortunadamente, debido a las características únicas de la fruta, no se suele exportar demasiado lejos del país origen.

Agua de Rosas

Aunque suene muy raro, este sabor no es nada nuevo. El agua de rosas, que no es más que agua destilada de los pétalos de rosas utilizando técnicas con vapor, se ha utilizado desde hace siglos en diversas preparaciones gastronómicas occidentales.

El uso del agua de rosas ha quedado un poco en el pasado. Sin embargo, continúa siendo sumamente popular en Medio Oriente, específicamente en Irán. El bastani sonnati es un postre iraní que basa su sabor en el agua de rosas, algunas veces acompañado por vainilla o pistachos.

Tamarindo

El tamarindo está entre nosotros, aunque no nos demos cuenta. Preparaciones en salsa, como la barbacoa, incluyen un toque de tamarindo que disfrutan de su único y delicioso gusto, entre dulce y ácido.

Sin embargo, su pulpa es inmensamente popular en Asia y América Latina. Se usa para hacer zumos y postres, entre el que destaca el helado. Lo más normal es que se presente en paletas heladas y no en producto cremoso. Esto se debe a las únicas características de la fruta.